CORE: MÚSCULOS Y ENTRENAMIENTO

CORE 3

Despiertan admiración, captan la atención a su paso, producen envidias, colman el orgullo de quien los luce, encienden el deseo… las reacciones que provocan son innumerables.

Son los músculos más valorados, codiciados, destacados,  y por supuesto los más difíciles de conseguir. Hablamos, como no, de los MÚSCULOS ABDOMINALES.

Ahora bien, vamos a profundizar un poco. Lo que todo el mundo conoce como músculos abdominales, es el famoso “SIX PACK”, que no es otro que el recto del abdomen, gran protagonista de la parte central del cuerpo, con el oblicuo externo como actor secundario.  Ambos grupos musculares son la zona visible de la parte abdominal, la capa más externa de lo que ahora vamos a pasar a explicar, y tema central de este articulo: EL CORE

Se denomina CORE a la parte central del cuerpo, al núcleo de nuestra anatomía (de ahí su nombre), un compendio de músculos encargados de estabilizar nuestra pelvis y columna vertebral, de aportar fuerza, firmeza y flexibilidad, y sobre todo de aportar calidad de vida y salud a nuestra espalda.

Vamos a ampliar nuestros límites anatómicos, y sumergirnos hacia el interior del Core, descubriendo sus capas inferiores, y sacando a la luz los músculos principales del mismo, músculos menos conocidos por todos, pero no por ello menos importantes.

Por debajo del nivel superficial, donde se encontraban el recto abdominal y el oblicuo externo, nos encontramos el oblicuo interno. A su vez por debajo de este, aparece el tan nombrado últimamente músculo transverso, una “faja interna” que ejerce de pared de contención de los órganos vitales. Por último, en la capa más profunda, descubrimos la musculatura del suelo pélvico. En colaboración con todos estos músculos tenemos los multífidos, psoas, cuadrado lumbar, erectores de columna como el longísimo, y el diafragma. Existen más músculos que se consideran parte del core, pero vamos a nombrar estos como los más importantes del mismo.

Por norma general, nuestra activación muscular no está tan desarrollada como para ser capaz de activar muchos de estos músculos independientemente de forma voluntaria, sobre todo los más pequeños e internos, pese a que con el trabajo continuado se puede lograr una gran conciencia muscular, y una alta capacidad de activación de una gran parte de ellos.

Por ello, existen formas de “engañar” a nuestro cerebro para que active estos músculos de forma involuntaria. Son músculos estabilizadores, por lo que siempre que nuestro cerebro detecte un desequilibrio, lanzará una orden para que los músculos encargados de trabajar en pos de mantener nuestra verticalidad pasen a la acción, y por lo tanto se contraigan.

Para ello va a resultar indispensable la ayuda de material denominado inestable, como fitball, bosu, Core Board, material de trabajo en suspensión, plataformas o discos de estabilidad, roller foam… A día de hoy, el mundo del fitness está en constante evolución, y cada poco tiempo aparecen nuevos materiales que aumentan la creatividad y versatilidad de entrenadores personales de todo el mundo. Asimismo, los apoyos monopodales y la búsqueda de disminuir los puntos de contacto del cuerpo con respecto al firme, pondrán en alerta nuestro sistema estabilizador de la misma forma.

Muchas son las ventajas que encontramos al involucrar esta musculatura dentro de nuestra planificación de entrenamiento:

  • Tonificación y fortalecimiento de los músculos integrantes del CORE.
  • Estabilidad lumbopélvica y escapular, con las inherentes mejoras posturales que esto conlleva
  • Este trabajo complementado con un protocolo específico de estiramiento y flexibilización de cadenas musculares, desemboca en un estado pleno de salud de nuestra espalda, y con ello una mejora de la calidad de vida
  • Si dentro de nuestro programa de entrenamiento, tenemos la destreza de introducir ejercicios en los que, simultáneamente a la mejora de otras capacidades físicas (fuerza, resistencia, coordinación…) aplicamos situaciones de desequilibrio, vamos a lograr un mayor aprovechamiento de nuestro tiempo de entrenamiento, por el trabajo simultaneo de un mayor número de grupos musculares.
  • Del anterior punto obtenemos otra conclusión muy interesante: en objetivos de pérdida de peso, donde lo que buscamos es que nuestro cliente consuma el mayor número de kilocalorías posibles por sesión, existe una gran diferencia en trabajar de forma simultánea 2 o 3 grupos musculares, o hacer que el cuerpo active a la vez más del doble. De este modo buscamos un trabajo global más completo, donde existe un mayor consumo energético en cada repetición, en cada serie, y nuestro corazón tendrá que bombear más sangre para hacer trabajar a un mayor número de músculos al mismo tiempo, aumentando la frecuencia cardiaca, y con ello a la larga el gasto calórico.
  • Con todo esto conseguimos que nuestro cerebro maneje en un mismo instante una gran cantidad de información, estimulando de forma intensa nuestro sistema nervioso y los canales por los que discurre dicha información, desarrollándolos y haciéndolos más eficaces. Estas adaptaciones fisiológicas que se producen, son las que nos hacen mejorar nuestra fuerza, coordinación, equilibrio…

Normalmente cuando la gente trabaja sus abdominales con innumerables ejercicios y series de clásicos como el crunch abdominal en todas sus variantes, o elevaciones de piernas, no activa todas las capas internas del Core que mencionamos anteriormente. No estamos diciendo con ello que no haya que realizar estos ejercicios, pero lo que si proponemos es no dejar el trabajo a medias y trabajar nuestro “nucleo” en su totalidad.

Disminuye la carga de estos ejercicios clásicos, e introduce poco a poco este tipo de trabajo haciendo más rico tu programa de entrenamiento. Te sentirás mejor, más fuerte, más equilibrado y completo. Aplícalo de forma adecuada en función de tus objetivos, mantén una alimentación sana y equilibrada y presume de un abdomen firme y tonificado en pocos meses.

La cuenta tras ha comenzado….

 

Alfonso Morera Peromingo

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *